• APEMEDE

¿Conoces los beneficios del caldo de huesos?

¿Sabías que el caldo de huesos ya se utilizaba en la antigüedad como método medicinal contra la disfunción intestinal? Porque el caldo de hueso contiene una alta concentración de minerales como calcio, magnesio o fósforo entre otros y aminoácidos antiinflamatorios como la glicina que facilita la digestión y favorece la regeneración celular; además contiene colágeno el cual es clave para mantener huesos y articulaciones sanas y alivia el síndrome del intestino permeable, pues el colágeno que contienen los huesos actúa como un bálsamo calmante que sella el revestimiento de los intestinos.

Otros beneficios:

  • Contiene condroitina y glucosamina las cuales alivian el dolor en las articulaciones y dichas sustancias ahora las venden en las farmacias.

  • Tiene propiedades antioxidantes gracias al glutatión

  • Contiene pro bióticos

  • Combate y alivia los síntomas de la gripa.


Ahora que conoces los enormes beneficios del caldo de huesos, ¿te animarías a prepararlo?


Aquí te dejo la receta que yo uso :

  • 2 kilos de huesos de pollo, ternera o res (hueso blanco de res)

  • 1 zanahoria pelada y picada

  • 1 cebolla pequeña picada

  • 6 granos de pimienta

  • 5 tallos de perejil de hoja plana

  • 2 hojas de laurel


Para hacer un buen caldo inicia con hornear los huesos, (si los huesos no se hornean el caldo resultante será más ligero tanto en color como en sabor). Asegúrate de usar agua fría cuando hagas el caldo, pues esto garantiza que el colágeno de los huesos se extraiga conforme el agua se calienta. Ahora coloca los huesos previamente horneados en una olla grande con agua fría, al menos 4 cm por encima de los huesos, no agregues sal, lleva a punto de hervor a temperatura media alta, luego agrega la zanahoria, cebolla, pimienta, perejil y laurel, lleva de nuevo a punto de hervor, después reduce la temperatura y dejar hervir a fuego lento aproximadamente una hora, retirando con frecuencia la espuma que se genera en la cocción. Retira la olla del fuego, cuela el caldo, deja enfriar y luego retira la grasa que se forma en la superficie del caldo y deséchala, una vez frio viértelo en tarrinas pequeñas con tapa y lo puedes refrigerar hasta por 2 días o congelar hasta por 3 meses y utilizar como caldo base para hacer cualquier sopa.

Anímate a prepararlo, los beneficios son lo máximo.


Sandra Liliana Pérez


#NoEstoySolo #enfermedadesdesmielinizantes #neuromielitisoptica #esclerosismúltiple #APEMEDE #Alimentaciónsana #comebien #beneficiosdelacomida

18 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
CONTÁCTANOS

(+593) 998007346 - 997482161

apemede@gmail.com

Redes sociales
SUSCRÍBETE

© 2019 by Andrea Urquiza. Created with Wix.com

  • Black Facebook Icon
  • Negro del icono de YouTube
  • Black Instagram Icon
  • Negro Twitter Icono