• APEMEDE

La dieta de la filosofía

Recientemente, un colega estadounidense me preguntó sobre la dieta que recomiendo a mis pacientes. La verdad es que ya no sé qué decirles. En el pasado, solía decir que comieran una dieta "saludable para el corazón". Sin embargo, dado el escándalo que rodea a las recomendaciones con bajo contenido de grasa "saludables para el corazón" ha sido expuesto por no estar basado en evidencia y fuertemente influenciado por la industria alimentaria, es difícil saber qué dieta recomendar. Incluso tengo serias dudas sobre la llamada dieta mediterránea, que es una entidad muy nebulosa y con toda probabilidad se inventó como una herramienta de comercialización para la industria del aceite de oliva. Le resultará difícil encontrar un lugar que coma una dieta típica mediterránea.


Por lo tanto, he vuelto a la medicina evolutiva cuando se trata de mis principios dietéticos, que pueden resumirse como cinco principios:

  • Comer socialmente

  • Comer alimentos reales, es decir, evitar alimentos procesados y ultra procesados

  • Comer local

  • Comer de temporada

  • Comer con cuidado


Comer socialmente


Comer es, o al menos debería ser, una actividad social. Las comidas deben ser acerca de sentarse con la familia, amigos y colegas y disfrutar de la compañía de los demás. Muchos de nuestros rituales, religiosos y no religiosos, giran en torno a comer; a menudo en forma de festines. Si tu dieta te impide usar los tiempos de comida como actividad social, tendrá un impacto en tu capital social. Si no como mi cena con la familia y/o amigos mi día se siente extrañamente incompleto. Lo mismo ocurre con nuestro ritual asado familiar dominical. Espero poder preparar el asado dominical y disfrutarlo con mi familia; una semana sin nuestro asado familiar es una semana incompleta.


Comer alimentos reales


La comida real se identifica por conocer su procedencia y ser capaz de identificar lo que es. En general, la comida real es comida entera de un solo ingrediente. Es caso completamente no procesada, libre de aditivos químicos, y rica en nutrientes. En esencia, es el tipo de comida que comimos exclusivamente durante miles de años y es el tipo de comida que impulsó nuestra evolución. Los tipos de alimentos reales que se procesan incluyen alimentos fermentados, curados y secos. El proceso de fermentación se utiliza para preservar los alimentos cuando son abundantes para momentos de escasez y para ayudar con la digestión. Por ejemplo, el cambio de comer masa lentamente fermentada o pan lentamente fermentado, utilizando un cultivo silvestre, a un pan ultra procesado moderno fermentado muy rápidamente, se cree que ha sido una de las razones del aumento de la sensibilidad al gluten. El cultivo de masa fermentada silvestre incluye no solo levaduras sino bacterias simbióticas que descomponen el gluten de manera diferente a la levadura monocultivo utilizada en la producción de pan industrial. Sin embargo, el principal problema con los alimentos procesados y ultra procesados es lo que hacen a nuestro metabolismo.


Los carbohidratos complejos (sin procesar) tienden a tener un índice glicémico (IG) bajo (a menos que los exprimas), es decir, liberan sus azúcares lentamente e inducen menos insulina. En comparación, los alimentos procesados son ricos en carbohidratos y tienen un alto índice glucémico (IG). Los alimentos con alto índice glicémico o necesitan mucha digestión y, por lo tanto, liberan sus azúcares muy rápidamente, que se absorben rápidamente, lo que estimula altos niveles de insulina, lo que activa el cuerpo para procesar los altos niveles de azúcar. Ahora sabemos que la insulina no solo se produce para el azúcar en el aquí y ahora, sino también como una hormona anticipatoria. La respuesta a la insulina espera que los azúcares se absorban durante varias horas, que es lo que sucede con alimentos de bajo IG o alimentos reales.

El exceso de insulina en respuesta al alto IG, o alimentos procesados, luego disminuye los niveles de glucosa causando hipoglucemia relativa. Esto ocurre porque los azúcares procesados se absorben rápidamente en el intestino sin cola de absorción larga, que es lo que vemos con carbohidratos complejos de bajo IG. La disminución de la glucosa en sangre después de los alimentos con alto IG, desencadena una respuesta al hambre y lleva a la persona a buscar más alimentos. Como esto ocurre entre las comidas, resulta en refrigerios entre las comidas. En el estudio muy bien hecho, que describo a continuación, cuando las personas comieron una dieta alta en alimentos procesados y ultra procesados consumió más de 500 calorías más al día en comparación con el período en el que estaban en una dieta de alimentos reales. Esta ingesta de calorías adicionales habría sido -casi con seguridad- impulsada por el exceso de hipoglucemia inducida por insulina de alimentos con alto IG, y resultó en más aumento de peso.


Traducción del escrito por:

Gavin Giovannoni

Neurólogo, investigador, ávido lector, pensador de neurología preventiva & de EM, blogger, corredor, jardinero, marido, padre, dueño de perros, cocinero y amante de la comida y el vino.


#juntosloconseguiremos #quédateencasa #NoEstoySolo #enfermedadesdesmielinizantes #neuromielitisoptica #esclerosismúltiple #APEMEDE

11 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
CONTÁCTANOS

(+593) 998007346 - 997482161

apemede@gmail.com

Redes sociales
SUSCRÍBETE

© 2019 by Andrea Urquiza. Created with Wix.com

  • Black Facebook Icon
  • Negro del icono de YouTube
  • Black Instagram Icon
  • Negro Twitter Icono